En Armourdale, Kansas, CleanAirNow imagina un futuro más equitativo y justo

June 8, 2021
Beto Lugo-Martínez
Genna Reed
Senior Analyst

Los planes generales comunitarios representan oportunidades para imaginar cambios que solucionarían problemas que han existido desde hace años y crearían ambientes más sanos y seguros para la gente y sus familias. En la comunidad de justicia ambiental de Armourdale, Kansas, Beto Lugo-Martínez y su organización CleanAirNow (CAN) están trabajando para garantizar que las personas que viven y trabajan en la comunidad tengan voz y voto en cómo se ve ese futuro y se utilicen datos e información que ellos entienden bien porque fueron ellos quienes lo recogieron  

Esto es clave porque la Ciudad de Kansas está enfrentándose a los impactos acumulados de múltiples amenazas ambientales que ponen en riesgo la salud y la seguridad de las personas que viven allí. Instalaciones industriales, incluidos los talleres de chatarra, están contaminando el suelo, el agua y el aire, el tráfico de camiones está aumentando los niveles de contaminación peligrosa y la frecuencia de temperaturas elevadas e inundaciones provocadas por el cambio climático va en aumento.

Habitantes latinxs y afrodescendientes enfrentan los peores riesgos ambientales en la Ciudad de Kansas. Además, el legado de prácticas discriminatorias de planeación (como redlining [la práctica sistemática de negar la prestación de varios servicios a habitantes de ciertas comunidades y ciertos barrios], zonificación y la ubicación de industria), falta de espacios verdes accesibles e inequidades en servicios sanitarios, entre otras injusticias, está impactando a gente de comunidades étnicas y raciales marginadas.

Para garantizar que el plan general que está siendo desarrollado por el gobierno local y los asesores reconozca y aborde estas injusticias ambientales, CleanAirNow, miembros de la comunidad y gente de la Ciudad de Kansas les entregaron informes y recomendaciones detallados.

Hablé con Beto sobre el trabajo que su organización está realizando y sus esperanzas de ver cómo este esfuerzo podría crear cambios positivos en Armourdale y volverse un modelo para una planeación más equitativa y justa en la ciudad, en ambos lados de la linea estatal de Missouri y Kansas. 

¿Cuáles son los retos más importantes que enfrentan los residentes del barrio de Armourdale? ¿Son representativos de los que enfrentan los habitantes del resto de la Ciudad de Kansas?

El gobierno tiene el poder y este con frecuencia prioriza la distribución de fondos y recursos para las comunidades urbanas más ricas. Y esto, en la Ciudad de Kansas en particular, tiene sus raíces en problemas históricos relacionados con cómo estas comunidades fueron diseñadas intencionalmente (sabemos que la Ciudad de Kansas fue un modelo para el redlining), de tal manera que esta comunidad ya corre un riesgo más elevado de sufrir inequidades económicas porque había una línea fronteriza trazada de manera literal entre los que reciben la riqueza y los que no. 

La mayoría de las personas que viven en la comunidad de Armourdale se mudaron allá porque la industria ya estaba ahí. Mientras crecía la industria en la zona, los terratenientes y dueños de instalaciones estaban construyendo casas para sus trabajadores, preparándolos para instalarse cerca de dónde trabajaban. Esta es una forma de racismo ambiental porque estas comunidades se las han tenido que arreglar por sí solas. No cuentan con acceso a un buen sistema de salud, espacios verdes, barrios seguros o participación comunitaria.

Una cosa que es interesante sobre Armourdale es que hay un centro comunitario, pero supe que nadie lo usa, es tan solo un monumento para el gobierno local, nada más. Los miembros de la comunidad nunca han tenido una voz en nada de lo que pasa en la comunidad. 

Una de las cosas que los miembros de la comunidad han expresado tiene que ver con la designación del uso del suelo de esta comunidad. Este es de uso mixto, residencial e industrial. Los impactos de esos dos usos sobre los habitantes que viven al lado de estas instalaciones es enorme porque existen impactos acumulados. No es que solo una instalación está causando el daño, sino que existen múltiples fuentes de contaminación, algo que hace que sea difícil identificar cuál es más dañino para la salud.

La esperanza de vida en este barrio es de veinte años menos que en otras partes del mismo condado. No podemos atribuir esta diferencia a factores ambientales de manera directa, pero existe una correlación entre la salud y la contaminación de aire, de agua y de suelo. Existe una historia de contaminación heredada, residuos peligrosos e instalaciones de materia tóxica, incluidos los depósitos de reciclaje, en esta comunidad. Todo el resto de lo que rodea la comunidad es industria pesada, entonces no se trata solo de lo que rodea la comunidad, sino también lo que está dentro de sus límites que hace daño a los habitantes.

También están los impactos del movimiento de mercancías: los negocios locales utilizan a la ciudad como si toda la ciudad fuera su almacén. Conducen de acá para allá por los caminos locales. Cuando consideras todas las instalaciones y todos los camiones parados con el motor en marcha que emiten contaminantes tóxicos en la comunidad y consideras el impacto que tienen en la salud de los niños, como el asma, es un problema enorme.

¿Cuáles son tus esperanzas para lo que podría significar para la comunidad el Plan General para Armourdale?

En el 1979 había un plan para Armourdale que recomendaba no permitir el desarrollo de más industria en la zona, no por el impacto a la salud sino por el impacto al alojamiento residencial. Este plan debe priorizar la salud comunitaria. Lo que quiero decir con eso es invertir recursos que pueden mejorar la salud comunitaria en general y crear un sentido de comunidad, lo cual significa dar la oportunidad a los habitantes para opinar sobre lo que está pasando.

Cuando un miembro de la comunidad expresa algo y [los políticos] lo incluye en el proceso y toman medidas al respecto, eso es un sentido de comunidad, ser informado por los miembros de la comunidad con respecto a cómo se debe ver el plan porque son las personas que principalmente viven los impactos dañinos, y por lo tanto son las mejores personas para decirte qué hay que hacer. Pero si continuamos dejando que otros redacten [el plan sobre] cómo se debería ver la ciudad, dirigir las preguntas hacia una dirección que no refleja la voluntad de la comunidad, ese sistema crea un tipo de sesgo.

El informe incluye datos importantes suministrados por una red de seguimiento de aire establecida y de propiedad de la comunidad. ¿Cómo has trabajado con los habitantes de la Ciudad de Kansas para develar injusticias y disparidades en la calidad de aire?

CleanAirNow nació en torno a preocupaciones comunitarias de la industria y el terminal ferroviario. Como organización, nos enfrentamos con muchos de estos contaminadores y les reclamamos sus prácticas, pero también nos involucramos con proyectos dirigidos por la comunidad que pueden informar a los habitantes sobre estos temas y crear líderes en la comunidad para poder defenderse por sí mismos. Les ayudamos dándoles las herramientas, los datos y la información que pueden usar para hablar por sí mismos a través de sus propias historias. 

Más recientemente nuestra organización ha estado construyendo poder comunitario en las primeras líneas, trabajando con habitantes y trabajadores de salud comunitaria para involucrarlos en temas relacionados con salud ambiental, justicia ambiental, capacitación en el monitoreo de aire.

La razón por la cual tomamos ese camino es porque hemos visto que el trabajo alrededor del monitoreo de aire les permite a los miembros de la comunidad entender lo que está pasando en realidad e involucrarse de manera cívica en todo, desde proyectos de salud hasta la política local, incluso en los planes de estudio escolares. Nuestro trabajo tiene un enfoque multifacético guiado por la comunidad.

Trabajamos con miembros de la comunidad para realizar una actividad de mapeo para identificar lugares para instalar los monitores de aire. Dado que los miembros de la comunidad entendían los impactos en la salud, optaron por instalar los monitores en los centros comunitarios, escuelas y casas residenciales.

En Armourdale, gracias al trabajo de nuestros socios de proyecto, logramos identificar una guardería donde podríamos instalar un monitor. La participante sabía el valor del trabajo y quería proteger la salud de los niños bajo su supervisión. Ella se dio cuenta que tener un monitor podría ayudarle a tomar decisiones más informadas como no llevar a los niños afuera un día cuando la calidad del aire está mala. El Unified Government, que es el gobierno consolidado del condado de Wyandotte y la Ciudad de Kansas, tomó un gran interés en nuestro trabajo porque consideraron que era un proyecto innovador, así que pregunté si podríamos instalar un monitor en uno de sus edificios y ellos accedieron a instalarlo en uno de sus centros comunitarios. ¡Eso fue bastante importante!

¿Qué ha hecho CleanAirNow para garantizar que se escuche la voz de la comunidad durante este proceso? ¿Qué le ha faltado a su proceso hasta ahora?

Históricamente, el gobierno local no ha priorizado la salud comunitaria ni los esfuerzos para mejorar la calidad de vida, está más interesado en sus ganancias financieras y es evidente en esta comunidad que sus ganancias financieras se han ganado a costa de los miembros de la comunidad que han vivido aquí durante varias generaciones. El Unified Government creó una junta directiva para ayudar a informar al Plan General y la participación estuvo compuesta por agencias y terratenientes que no viven en la comunidad. A eso lo vemos como un problema porque si no vives en la comunidad, pero tienes algún interés en alguna instalación allí, a ti lo que te interesa es ganar más dinero a costa de la comunidad. Le faltaba varios participantes claves. Es un ejemplo del racismo ambiental porque la comunidad no está involucrada, es un enfoque verticalista y la industria tiene la última palabra. 

Siendo parte de la junta directiva, pudimos expresar nuestras preocupaciones e informar sobre el proceso. Les dijimos que como parte de su encuesta Armourdale, no deberían tener sesgos hacia sólo las facetas positivas de la comunidad. También expresamos que su plan de participación pública no era suficientemente robusto porque esta comunidad, tal como la describe CAN, es una comunidad de justicia ambiental y sabemos que a estas comunidades no les llega los mismos beneficios de políticas públicas ni tienen acceso a servicios sanitarios ni gozan de la inversión en sus comunidades como en otras comunidades más prósperas.  Muchas de las personas a quienes [las acciones gubernamentales] iban a llegar seguramente ni habían escuchado de un plan general. Entonces les dijimos que tenían que explicar lo que es a la comunidad y mantenerlos informados en todo momento.

CleanAirNow instaló varios monitores en Armourdale y hemos tenido muchas conversaciones con miembros de la comunidad sobre este proceso del plan general. Creamos nuestros propios materiales en español que explican qué es el plan general para garantizar la diseminación de información. Comenzamos a redactar los informes sobre el plan general, incorporando las preocupaciones de los socios y habitantes y utilizando los datos de monitoreo de aire que estábamos recogiendo.

Mientras redactábamos los informes, otro miembro de la comunidad ofreció instalar un monitor afuera de su casa en Armourdale, así que tenemos tres monitores allá y otros en otras zonas cercanas. Lo que estamos observando en esta comunidad en particular es que los niveles son más altos que en otros lugares, algo que nos ayuda a conocer el terreno. Nuestro enfoque para presentar los datos en los informes es equitativo, se los presentaremos a los planeadores de la misma manera que la comunidad quiere verlos. Recopilar esta información y entregar estos informes representan el logro de ser capaz de hacer incidencia en una política pública a través del poder comunitario. Los datos vinieron directamente de los miembros de la comunidad opinando sobre dónde se deberían ubicar los monitores.

¿Qué pueden hacer los gobiernos para involucrar a comunidades de justicia ambiental más en los procesos de toma de decisiones?

Una cosa que queremos impulsar es que el gobierno local sea transparente en todos sus procesos e incluya de manera real a las voces de los miembros de la comunidad cuando están determinando las prioridades para una comunidad, no solo a personas de las agencias o terratenientes. Hemos escuchado de habitantes de Armourdale, quienes tienen preocupaciones y quejas sobre temas relacionados con las instalaciones, que cuando contactan al gobierno local, se les hace caso omiso o les dicen, “¿Qué esperas? Vives en Armourdale.”

Las comunidades como Armourdale alrededor del país son las que están siendo impactadas por el cambio climático y a la vez la contaminación del aire. Nosotros, como defensores de justicia ambiental, hemos estado haciendo incidencia en políticas que protejan a estas comunidades que son menos responsables por los impactos de cambio climático. Hay que pensar de manera diferente sobre cómo incluir a voces comunitarias. El movimiento de justicia ambiental está moldeando políticas dirigidas por la comunidad.