Inundaciones crónicas, gentrificación climática y el futuro de Miami

Nicole Hernández Hammer, , | June 25, 2018, 1:11 pm EDT
Bookmark and Share

Esta semana, la Union of Concerned Scientists publicó un informe que analiza los impactos de las inundaciones debidas a las mareas crónicas en las propiedades costeras en los 48 estados contiguos de los Estados Unidos. La cantidad de hogares y negocios, el valor de estos, junto con la cantidad de base impositiva y, lo que es más importante, las personas en riesgo, es sorprendente. Descubrieron que para el año 2045, 311,000 hogares, por un valor de $ 117,5 mil millones de dólares según los valores de mercado actuales, estarán en riesgo de inundaciones crónicas provocadas por el cambio climático. Para el año 2100 2,4 millones de hogares, por un valor aproximado de 912 mil millones de dólares, y 4,7 millones de personas estarán en riesgo. En ninguna parte más que Florida, que soporta el 40% del riesgo, estas realidades se sienten ahora y se sentirán  más en el futuro a medida que los niveles del mar continúen aumentando. Los impactos de las inundaciones crónicas provocadas por el cambio climático podrían afectar desproporcionadamente  a las comunidades de bajos ingresos.

Mientras estuve en  UCS tuve la suerte de poder trabajar en mi ciudad de residencia, investigando cómo las inundaciones crónicas causadas por el calentamiento global están cambiando a Miami. Trabajé con residentes locales para comprender mejor cómo ya estaban lidiando con las inundaciones crónicas y cómo podían planificar para un futuro incierto.

Las dos caras de la gentrificación climática

Paulette Richards. Photo: The Solutions Project / Celia D. Luna

La activista y líder comunitaria Paulette Richards, de Liberty City en Miami, me presentó el concepto de gentrificación climática. Cuando me reuní con ella en 2014, habló sobre cómo su comunidad estaba cambiando bajo la presión de las ejecuciones hipotecarias aceleradas. Ella entendió que estaba en un terreno más alto y sabía que esto se estaba convirtiendo en un lugar deseable para los promotores inmobiliarios  que buscaban capitalizar la creciente conciencia del público sobre el aumento del nivel del mar. En palabras de Richards:: “He visto la gentrificación, pero el término que yo uso es gentrificación climática”.

Con los años Richards  ha monitoreado este cambio. Los residentes expulsados de Liberty City están siendo dirigidos al punto más al sur del condado, reubicándose en un área que está a una elevación mucho más baja y al lado de la planta nuclear Turkey Point. Ahora más personas se están dando cuenta y verificando lo que Paulette Richards ha sabido por muchos años. En 2017, Scientific American publicó una historia titulada “Un terreno más elevado se está convirtiendo en una propiedad caliente a medida que aumenta el nivel del mar”. El artículo detalla cómo la gentrificación impulsada por el clima está ocurriendo en Miami y cómo más personas , incluyendo los académicos, finalmente están tomando nota y haciendo seguimiento a estos cambios.

A solo cuatro millas de la casa de Richards  se encuentra el barrio de Shorecrest, parte de la ciudad de Miami. Es una comunidad de ingresos mixtos y de baja elevación, que representa cómo se vive la inundación crónica a nivel local. Al igual que Miami Beach, Shorecrest se inunda constantemente durante las mareas mas altas del año. Sin embargo, a diferencia del opulento Miami Beach, no tiene el mismo acceso a los fondos necesarios para abordar adecuadamente las inundaciones crónicas.

Frente a una franja de apartamentos de alquiler asequible, me encontré con residentes que me hablaron sobre su frustración con las inundaciones crónicas. Muchos relatan que sus trabajos se ven afectados por las inundaciones que a veces son intransitables; existen problemas para acceder al transporte, a la recolección de basura y a posibles impactos en la salud relacionados con vadear en aguas que han probado contener altos niveles de bacterias.

Los residentes de bajos ingresos de comunidades de baja elevación sin los recursos adecuados para adaptarse al cambio climático se enfrentan a las preguntas más difíciles. ¿Nos vamos? ¿Tenemos presupuesto para irnos? ¿Cuánto tiempo tenemos para tomar estas decisiones? Los funcionarios locales también se enfrentan a preguntas difíciles. En algunos casos, los proyectos de desarrollo que se construirían de manera adaptativa y podrían generar los ingresos fiscales necesarios para financiar proyectos de adaptación en toda la comunidad suelen ser los mismos proyectos que conducen a la gentrificación. ¿Cómo pueden las áreas costeras encontrar los recursos para adaptarse mientras mantienen la integridad de sus comunidades?

La ciudad de Miami había aprobado bonos que proporcionan $ 200 millones en fondos para hacer frente al aumento del nivel del mar. Esta iniciativa es similar a la iniciativa de la Ciudad de Miami Beach de $ 500 millones d para enfrentar su problema de aumento del nivel del mar. Comparativamente, la Ciudad de Miami enfrenta un desafío de adaptación mucho más complejo. Solo en términos de millas cuadradas, la Ciudad de Miami es aproximadamente 8 veces más grande que Miami Beach. A esto se suman los complejos canales y sistemas de agua potable y las variadas necesidades de muchas comunidades diferentes, y el desafío es abrumador.

Los desafíos tienen un sentido de urgencia adicional si la Ciudad se enfrenta a cambios en la calificación crediticia cuando el real riesgo de propiedad se refleja en el mercado inmobiliario. Esto podría llevar a dificultades para asegurar la financiación de nuevos proyectos de adaptación a medida que los mares continúen aumentando.

¿Qué se puede hacer?

Me pregunto, ¿puede la ciudad de Miami seguir siendo la metrópolis increíblemente diversa y multicultural que conozco y adoro, o se convertirá lentamente en una cadena de islas que existe solamente para satisfacer las fantasías recreativas de los ricos? Cuando se eleva el nivel del mar, no solo eliminará millas de costa y propiedades, sino décadas e incluso siglos de cultura, al mismo tiempo que desplazará a millones de vidas para fines de siglo.

Nuestra mayor esperanza de evitar lo peor es que nosotros, como comunidad global, nos adhiramos al Acuerdo de París, que mantiene el calentamiento a menos de 2 grados centígrados. En este caso, la gran mayoría de las viviendas en riesgo en Florida (93%) se salvarían.

No solo los propietarios, sino todos los residentes y empresas de las comunidades costeras deben ser conscientes de su vulnerabilidad y de cuándo este tipo de inundación causará trastornos en sus vidas cotidianas. UCS proporciona una herramienta para reunir esta información.

Finalmente, los funcionarios electos deben asegurar que la equidad sea una prioridad al diseñar y planificar para el futuro a fin de garantizar que los recursos se distribuyan no solo a los ricos sino también a aquellos que tienen menos recursos para planificar e implementar soluciones.

Para obtener más información sobre el estudio, que incluye una discusión sobre soluciones, visite: https://www.ucsusa.org/underwater.

Para ver información en español, visite: https://es.ucsusa.org/bajo-agua

Nicole Hernandez Hammer is a sea-level researcher, climate change expert and environmental justice advocate. A Guatemalan immigrant, Ms. Hernandez Hammer works to address the disproportionate impacts of climate change on communities across the US. Most recently, Ms. Hernandez Hammer served as the climate science and community advocate at the Union of Concerned Scientists. She was the Florida field manager for Moms Clean Air Force, and an environmental blogger for Latina Lista. Before that, she was the assistant director of the Florida Center for Environmental Studies at Florida Atlantic University, and coordinated the Florida Climate Institute’s state university consortium.

She has co-authored a series of technical papers on sea level rise projections, impacts and preparedness. Her activism and initiative on climate change earned her an invitation from First Lady Michelle Obama to be her special guest at the 2015 State of the Union address.

Nicole speaks across the country on climate change issues. Most recently, she presented at the 2018 National Hispanic Medical Association Conference and the MIT Cambridge Science Festival. She has done extensive media work and has been featured in National Geographic’s The Years of Living Dangerously,  Amy Poehler’s Smart Girls, The New Yorker, MSNBC, the Miami Herald, Telemundo News, Univision.com, The Huffington Post, PRI Science Friday, The New York Times, The Washington Post, Grist, NPR and other major news sources.

Posted in: Global Warming Tags: ,

Support from UCS members make work like this possible. Will you join us? Help UCS advance independent science for a healthy environment and a safer world.

Show Comments


Comment Policy

UCS welcomes comments that foster civil conversation and debate. To help maintain a healthy, respectful discussion, please focus comments on the issues, topics, and facts at hand, and refrain from personal attacks. Posts that are commercial, self-promotional, obscene, rude, or disruptive will be removed.

Please note that comments are open for two weeks following each blog post. UCS respects your privacy and will not display, lend, or sell your email address for any reason.